Pirámide Jerárquica de UX

Pirámide Jerárquica de UX

Tal y como lo prometimos hace un par de Podcast, aquí está nuestra versión de la Pirámide Jerárquica de UX (User Experience).

Seguramente recordarás al psicólogo Abraham Maslow, quién se hizo famoso por su teoría de la jerarquía de necesidades humanas que describe una serie de etapas de crecimiento del hombre y estipula cuáles son sus necesidades/intereses en cada una. Maslow plasmó su teoría en la pirámide jerárquica de necesidades humanas.

Pues bien, extrapolando su teoría y aplicándola a la escena actual de diseño de productos, nos damos cuenta que se puede analizar la experiencia del usuario a través de las siguientes etapas:

1.- Propósito
Lo más importante para el diseño de un producto es definitivamente el propósito de éste, sin él, no hay ninguna necesidad para que el usuario lo experimente. Si el producto que estás diseñando no tiene como propósito resolver un problema real, entonces no tiene sentido que exista.

2.- Funcional
Si el producto que diseñas tiene una razón valida para existir, el siguiente paso es asegurarse que tal producto cuente con la funcionalidad necesaria para resolver el problema para el cuál fue creado.

3.- Confiable
El producto que diseñas no solo debe de funcionar y cumplir con su propósito, si no que debe de entregar resultados consistentes y brindar la certeza de que siempre que se le necesite podrá con la tarea.

4.-Usable
¡Funciona y lo hace sin errores! Bien, ahora hay que ocuparnos en que el usuario entienda cómo utilizarlo y además sea sencillo de hacerlo.

-Todo lo anteriormente mencionado puede ser medido y por lo tanto valorado de manera objetiva. Sin embargo los siguientes puntos de la pirámide van orientados a la subjetividad pues las metas son cada vez más difíciles de definir y medir.

5.- Conveniente
Tu producto funciona y el usuario lo entiende, ¿hay algo que puedas simplificar más? Piensa en que “fácil de usar” implica encontrar la manera de que el producto realice su función con el mínimo esfuerzo por parte del usuario.

6.-Placentero
¿Cómo reacciona el usuario al utilizar el producto? ¿Genera alguna emoción positiva o satisfacción en él? Lograr esto es muy difícil, en éste paso es donde está la barrera que muchos productos simplemente no pueden superar. El producto debe tener una personalidad y generar una simbiosis con el usuario, para que éste regrese a el constantemente en busca del “placer” que le provoca.

7.-Significativo
Si el producto cuenta con todos los pasos anteriores, es muy probable que se integre a la vida del usuario por qué genera un valor para él. Estamos hablando de que en este punto el usuario adopta al producto como parte de su identidad y es capaz de dar testimonio de cómo le cambió la vida, recomendarlo e inclusive defenderlo.
¿Cuántos productos conoces que estén a esa altura?

Un producto debe ser diseñado empezando por las características indispensables y poco a poco irlo escalando por los demás. Si quieres empezar por los niveles superiores, lo puedes pasar mal.

Enfócate en resolver cada problema a la vez y no trates de que a la primera tu producto llegue a la cima de la pirámide; bien dicen que “Roma no se hizo en un solo día”. Date cuenta que los productos que amas seguramente han pasado por varias iteraciones y en cada una de ellas ha mejorado ganándose poco a poco tu lealtad.

Esperamos que éste post te haya puesto a pensar en qué parte de la pirámide está tu producto y como hacerle para impulsarlo a avanzar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *